00092 Intolerancia a la actividad

00092 Intolerancia a la actividad

  • Código del diagnóstico: 00092
  • Diagnóstico Nanda: Intolerancia a la actividad
  • Dominio: 4
  • Clase: 4
  • Concepto: patrón respiratorio

Energía física o psíquica insuficiente para tolerar o completar las actividades diarias precisas o deseadas.

Plan de cuidados de enfermería – Intolerancia a la actividad

Definición de la etiqueta NANDA

Estado en que el individuo carece de la energía física o psíquica suficientes para desarrollar o acabar las actividades cotidianas que requiere o desea.

La Intolerancia a la actividad es un criterio diagnóstico que describe a una persona con una condición física comprometida. Este individuo puede recibir terapias para aumentar la fuerza y la resistencia. La Intolerancia a la actividad es distinta a la Fatiga; la Fatiga es una sensación subjetiva persuasiva desgastante. El reposo es una terapia para la Fatiga, pero también puede causar cansancio. Por otra parte, en la Intolerancia a la actividad, el objetivo es aumentar la tolerancia y la resistencia de la actividad; en la Fatiga, el objetivo es ayudar a que el individuo se adapte a la fatiga, no para aumentar la resistencia.

Se aconseja usar esta etiqueta cuando sea posible modificar la conducta de la persona de modo que aumente su tolerancia o resistencia a la actividad.

Se desaconseja utilizarla cuando la conducta de la persona sea la adecuada y la intolerancia se deba exclusivamente a una situación patológica o a las consecuencias de la terapia.

Suele estar relacionado con

  • Reposo en cama o inmovilidad; debilidad generalizada; sedentarismo; desequilibrio entre
    aportes y demandas de oxígeno.

Se manifiesta por las siguientes características

  • Malestar o disnea de esfuerzo, informes de fatiga o debilidad; cambio anormal de la frecuencia cardíaca o presión arterial al realizar las actividades habituales.
  • Cambios electrocardiográficos indicadores de arritmias o isquemia cardíaca.

Características definitorias

Subjetivas

  • Malestar o disnea al efectuar esfuerzos.
  • Referencias verbales de sentir fatiga o debilidad.

Objetivas

  • Alteraciones en:
    • La frecuencia cardíaca.
    • La tensión arterial.
    • La frecuencia respiratoria ante la actividad.
  • Cambios electrocardiográficos indicadores de:
    • Arritmias.
    • Isquemia.

Factores relacionados

  • Reposo en cama e inmovilidad.
  • Debilidad generalizada.
  • Estilo de vida sedentario.
  • Desequilibrio entre las demandas y el aporte de oxígeno.

IMPORTANTE: estos factores se recogen en la NANDA internacional. Son secundarios a una gran variedad de trastornos físicos y psíquicos, como depresión, cardiopatías (p. ej., insuficiencia cardiaca congestiva), enfermedades pulmonares (p. ej., enfisema), nefropatías, cáncer, anemia, obesidad, infecciones (p. ej., mononucleosis) y encamamiento prolongado.

Sugerencias de uso

No debe utilizarse esta etiqueta diagnóstica si es imposible aumentar la tolerancia del paciente. La intolerancia a la actividad sólo se utiliza si el paciente refiere cansancio o debilidad secundarios a la actividad. Muchas enfermedades médicas (p. ej., cardiopatías, arteriopatías periféricas) causan con frecuencia intolerancia a la actividad. La enfermera no puede tratar las enfermedades médicas de forma independiente, de modo que un diagnóstico de “intolerancia a la actividad secundaria a coronariopatía” no es útil.
La intolerancia a la actividad provoca frecuentemente otros problemas, como déficit del autocuidado, aislamiento social o lactancia materna ineficaz, y se puede utilizar mejor como la etiología de estos otros problemas.
En la intolerancia a la actividad hay que especificar el grado de tolerancia (Gordon, 1994, pág. 110):

  • Nivel I: camina normalmente en llano, pero le falta el aire antes de lo normal cuando sube uno o más pisos de escaleras
  • Nivel II: recorre una manzana o 150 metros en llano, o sube un piso despacio sin detenerse
  • Nivel III: camina menos de 150 metros en llano sin pararse y es incapaz de A subir un piso sin detenerse
  • Nivel IV: disnea y cansancio en reposo

Lo que sigue constituye un ejemplo de un diagnóstico de “déficit del autocuidado (total) relacionado con intolerancia a la actividad (nivel IV)”

Otros posibles diagnósticos

Resultados NOC

  • Autocuidado: actividades básicas de la vida diaria (AVD): capacidad para realizar las tareas físicas y actividades del cuidado personal más básicas de forma independiente, con o sin dispositivos auxiliares
  • Autocuidado: actividades instrumentales de la vida diaria (AVDI): capacidad para realizar las actividades necesarias para funcionar en el hogar o en la comunidad de forma independiente, con o sin dispositivos auxiliares
  • Conservación de la energía: acciones personales destinadas a gestionar la energía necesaria para iniciar y realizar actividades
  • Energía psicomotora: deseo personal y energía para realizar las actividades de la vida diaria, nutrición y seguridad personal
  • Forma física: realización de actividades físicas de forma activa
  • Resistencia: capacidad de mantener una actividad
  • Tolerancia a la actividad: respuesta fisiológica a los movimientos que consumen energía durante las actividades cotidianas

Objetivos/criterios de evaluación

Ejemplos con los términos NOC

  • Tolera la actividad habitual, puesta de manifiesto por tolerancia a la actividad, resistencia, conservación de la energía, buena forma física, energía psicomotriz y autocuidado: AVD (y AVDI)
  • Presenta tolerancia a la actividad, manifestada por los siguientes indicadores (especificar de 1 a 5: comprometido gravemente, sustancialmente, moderadamente, levemente o no comprometido):
    • Saturación de oxígeno en la actividad
    • Frecuencia respiratoria en la actividad
    • Capacidad de hablar cuando realiza una actividad física
  • Presenta conservación de la energía, manifestada por los siguientes indicadores (especificar de 1 a 5: nunca, rara vez, a veces, a menudo, habitualmente)
    • Reconoce las limitaciones de energía
    • Equilibra la actividad y el reposo
    • Organiza las actividades para conservar la energía

Otros ejemplos

El paciente será capaz de:

  • Identificar actividades o situaciones generadoras de ansiedad que puedan contribuir a la intolerancia a la actividad
  • Participar en actividades físicas necesarias con un aumento adecuado de la frecuencia cardiaca y respiratoria, y de la presión arterial, y vigilar que esos patrones se mantienen dentro de los límites normales
  • Lograr antes de (fecha propuesta) un nivel de actividad de (especificar el grado deseado según la lista de “Sugerencias de uso”)
  • Verbalizar que conoce la necesidad de administrar oxígeno, medicamentos y/o equipos que pueden aumentar su tolerancia a las actividades
  • Realizar las AVD con cierta ayuda (p. ej., usa el WC si deambula con ayuda hasta el cuarto de baño)
  • Realizar tareas domésticas básicas con ayuda (p. ej., necesita asistenta una vez a la semana)

Intervenciones NIC

  • Ayuda al mantenimiento del hogar: ayudar al paciente y a su familia a que su hogar se mantenga limpio y seguro, y sea un sitio agradable para vivir
  • Ayuda en el autocuidado: AVDI: ayudar y enseñar a una persona a realizar las actividades instrumentales de la vida diaria (AVDI) necesarias para vivir en casa o en la comunidad
  • Ayuda en el autocuidado: ayudar a otro a realizar las AVD
  • Gestión de la energía: regular el uso de la energía para tratar o impedir el cansancio y optimizar el funcionamiento
  • Gestión del entorno: manipular el entorno del paciente buscando un beneficio terapéutico y estético, y bienestar psicológico
  • Gestión del estado de ánimo: proporcionar seguridad, estabilización, recuperación y mantenimiento a un paciente que presenta un ánimo deprimido o hipertímico.
  • Promoción del ejercicio: estiramiento: facilitar el entrenamiento muscular contra resistencia y regular para mantener o aumentar la fuerza muscular
  • Terapia con ejercicio: control muscular: utilización de protocolos específicos de actividades o de ejercicios para mejorar o restaurar el movimiento corporal controlado
  • Terapia con ejercicio: movilidad articular: utilización de movimientos activos o pasivos para mantener o restaurar la flexibilidad articular
  • Terapia de actividad: prescribir y ayudar en la realización de actividades físicas, cognitivas, sociales y espirituales, específicas, para aumentar la cuantía, frecuencia o duración de la actividad de un individuo (o de un grupo)

Actividades de enfermería

Valoración

  • Valorar si el paciente puede moverse en la cama, ponerse de pie, deambular, y realizar AVD y AVDI
  • Valorar la respuesta emocional, social y espiritual a la actividad
  • Evaluar la motivación y el deseo del paciente de aumentar la actividad
  • (NIC) Gestión de la energía:
    • Determinar las causas del cansancio (p. ej., tratamientos, dolor y medicamentos)
    • Comprobar la respuesta cardiorrespiratoria a la actividad (p. ej., taquicardia, otras alteraciones del ritmo cardiaco, disnea, sudoración, palidez, presiones hemodinámicas y frecuencia respiratoria)
    • Vigilar cómo varía el oxígeno del paciente (p. ej., pulso, ritmo cardiaco y frecuencia respiratoria) con el autocuidado o las actividades de enfermería
    • Comprobar la alimentación para asegurar que los recursos energéticos sean los apropiados
    • Vigilar y registrar el patrón de sueño del paciente y el número de horas que duerme

Educación del paciente y la familia

Enseñar al paciente y a su familia:

  •  La respiración controlada durante la actividad, cuando sea apropiado
  • El reconocimiento de los signos y síntomas de intolerancia a la actividad, incluyendo los que precisan avisar al médico
  • La importancia de una nutrición adecuada
  • El uso de equipos accesorios, como el oxígeno, durante las actividades
  • Técnicas de relajación (p. ej., distracción, visualización) durante las actividades
  • Consecuencias de la intolerancia a la actividad sobre la responsabilidad propia del rol familiar y laboral
  • Medidas destinadas a conservar energía, por ejemplo, tener a mano los objetos más utilizados
  • (NIC) Gestión de la energía:
    • Enseñar al paciente y a los más cercanos técnicas de autocuidado que disminuyan el consumo de oxígeno (p. ej., autoobservación y técnicas para realizar AVD en varios pasos)
    • Enseñar a organizar las actividades y gestionar el tiempo para evitar el cansancio

Actividades auxiliares

  • Administrar analgésicos antes de la actividad si existe dolor
  • Colaborar con los terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas (p. ej., para el entrenamiento en resistencia) y monitores de ocio y tiempo libre para planificar y controlar un programa de actividades, si es preciso
  • A los pacientes con enfermedades psiquiátricas, derivarlos a los servicios de salud mental domiciliarios
  • Derivar a atención domiciliaria para conseguir ayuda para las tareas domésticas, si es preciso
  • Derivar al dietista para planificar las comidas y aumentar la ingesta de alimentos energéticos
  • Derivar a rehabilitación cardiaca si el problema se debe a una cardiopatía

Otras

  • No planificar cuidados de enfermería en los periodos de descanso
  • Ayudar al paciente a cambiar de posición gradualmente, incorporarse, sentarse, ponerse de pie y deambular, si lo tolera
  • Vigilar las constantes vitales antes, durante y después de la actividad: interrumpir la actividad si las constantes vitales no están dentro de los límites normales para ese paciente, o si aparecen señales de que no está tolerando la actividad (p. ej., dolor torácico, palidez, vértigo, disnea)
  • Planificar con el paciente y su familia actividades que fomenten la independencia y resistencia, por ejemplo:
    • Animarles a que alternen periodos de actividad con otros de descanso
    • Fijar objetivos modestos, realistas y alcanzables para que mejore la independencia del paciente y su autoestima
  • (NIC) Gestión de la energía:
    • Ayudar al paciente a identificar sus preferencias respecto a la actividad
    • Planificar actividades para los periodos en los que el paciente tiene más energía
    • Asistir a las actividades físicas habituales (p. ej., deambulación, transferencias, cambios posturales en la cama y autocuidado), si es necesario
    • Limitar los estímulos ambientales (p. ej., luz y ruido) para facilitar la relajación
    • Ayudar al paciente a controlarse él mismo mediante la elaboración y utilización de un registro por escrito de la ingesta de calorías y gasto de energía, si es preciso

Apuntes

En el domicilio

  • Valorar las características del domicilio que puedan contribuir a la intolerancia a la actividad (p. ej., escaleras, colocación de los muebles, situación del cuarto de baño)
  • Evaluar la necesidad de dispositivos auxiliares (p. ej., ascensores, camas eléctricas), oxígeno y otros, en el domicilio

Bebés y niños

  • • Planificar los cuidados del bebé o del niño con el fin de minimizar la demanda de oxígeno del organismo:
    • Anticipar las necesidades de comida, agua, consuelo, estar en brazos y estimulación, para evitar llantos innecesarios
    • Evitar ambientes con baja concentración de oxígeno (p. ej., altitud, aviones no presurizados)
  • Evitar la hipertermia e hipotermia
  • Minimizar la ansiedad y el estrés
  • Prevenir infecciones
  • Proporcionar descansos apropiados

Personas mayores

  • Dejar más tiempo para los tratamientos y las AVD
  • Vigilar la posible aparición de hipotensión ortostática, mareos y síncopes durante la actividad (Tinetti, 2003)