Diagnósticos de enfermería NANDA para niños hospitalizados

Diagnósticos de enfermería NANDA para niños hospitalizados

Introducción

Los diagnósticos de enfermería expresan los problemas de salud en términos de respuestas humanas que reflejan cambios o adaptaciones a cierta situación. Estos diagnósticos proporcionan un punto de referencia esencial para la práctica clínica, para diseñar planes de atención individuales, para documentar la aplicación de técnicas y procedimientos así como para medir los resultados de la atención. Esto se hace aún más importante cuando se trata de niños hospitalizados, quienes reciben cuidados especiales que ayuden a su pronta recuperación.

En este aspecto, los diagnósticos de enfermería NANDA resultan de suma utilidad para identificar claramente la necesidad de salud y los requerimientos particulares con los que estos pacientes cuentan. Para ello, debemos estudiar los problemas relacionados con la salud visibles en un perfil epidemiológico, antecedentes médicos y dependencias emocionales.

¿Qué son los niños hospitalizados?

Un niño hospitalizado es aquel que tiene que permanecer internado en un centro de salud por un periodo definido de tiempo, pudiendo ser por afecciones leves o severas. Durante mi periodo hospitalario, son sometidos a variadas terapias y procedimientos, algunos de ellos hospitalarios, como medicamentos y sondas, entre otros tipos de tratamiento.

Además de los dolores corporales, los niños hospitalizados tienen que soportar cambios radicales de su entorno. Esto en ocasiones puede generar una sobrecarga emocional que los afecta hasta tal punto que influye en su estado mental y bienestar físico. Por dicha razón, debemos velar por el cuidado de ellos, para una pronta recuperación.

El afrontamiento de las enfermedades pesas que los niños hospitalizados experimentan se ve reforzado por su familia y por el equipo médico que los trata. Por este motivo, la relación personal y la medicina se deben asociar para lograr el objetivo prioritario, el bienestar del paciente.

Importancia del uso adecuado de los diagnósticos enfermeros para mejorar el cuidado de los pacientes con ‘niños hospitalizados

Para conocer mejor los problemas de salud de un paciente, enfermería surge como una doncella de auxilio para llevar un diagnóstico formal. El iNANDA es una clasificación de diagnósticos de enfermería, es decir, etiquetas diagnósticas genéricas relacionadas con problemas y respuestas humanas. Está documentado y sistematizado, construido en un lenguaje universalmente comprendido.

La experiencia demuestra que el uso de los diagnósticos de NANDA contribuye a reducir el gasto en servicios de salud, lo cual refuerza el impacto de la práctica clínica de los profesionales de enfermería. También se garantizan mejoras a nivel técnico, estético e incluso de relaciones humanas entre los miembros del equipo de salud.

Las enfermeras pueden usar esta herramienta para presentar problemas de salud en la documentación, haciendo referencia a diagnósticos de enfermería NANDA establecidos tomando en cuenta que solo un/a profesional medico/a está autoriza/o para formular diagnósticos médicos.

Planes de atención para niños hospitalizados

Listado de Diagnósticos de Enfermería NANDA:

  • 1. Déficit de autocuidado: Higiene:

    • Valoración: Evaluar la habilidad del paciente en llevar acabo su higiene básica tales como cambio de ropa, aseo bucal, etc.
    • Diagnóstico: Riesgo de déficit de autocuidado: higiene referido a incapacidad para mantener el aseo adecuado a la edad.
    • Planeación: Establecer metas específicas acerca del autocuidado, tutoría del personal de enfermería en higiene, educar al paciente y familia acerca del autocuidado.
    • Ejecución: Desarrollar intencionalmente actividades que faciliten el autocuidado del paciente, proporcionar medicamentos según lo indicado médicamente.
    • Evaluación: Evaluar la presencia o mejoría del autocuidado, informar al médico si hay algún problema o efecto secundario relacionado con los medicamentos.
  • 2. Alteración del patrón nutricional: Ingesta de alimento insuficiente:

    • Valoración: Evaluar el peso del niño, el apetito, la cantidad y variedad de alimentos ingeridos, anorexia, trastorno del gusto u olfato, náuseas, vómitos, dificultades físicas o psíquicas para ingerir alimentos.
    • Diagnóstico: Riesgo de alteración del patrón nutricional: ingestión de alimentos insuficientes referido a la incapacidad para ingerir o aceptar una adecuada cantidad de alimento.
    • Planeación: Establecer metas para la alimentación respetando las preferencias alimentarias de acuerdo a la edad del paciente.
    • Ejecución: Optimizar la alimentación del paciente, administrar medicamentos según sea necesario.
    • Evaluación: Verificar si el paciente ha mejorado su alimentación, controlar el peso y evaluar los efectos secundarios de pastillas administradas.
  • 3. Trastorno del sueño: Insomnio:

    • Valoración: Verificar los horarios de sueño, áreas de descanso adecuadas, tecnicas de relajación y respiración para facilitar el descanso.
    • Diagnóstico: Riesgo de trastorno del sueño: Insomnio referida a la incapacidad para lograr o mantener un descanso adecuado.
    • Planeación: Establecer metas a corto plazo para el descanso del paciente, educar a la familia acerca de los trastornos en el sueño.
    • Ejecución: Proporcionar un ambiente funcional y adecuado para el descanso, administrar medicamentos para mejorar el sueño.
    • Evaluación: Verificar si el paciente mejora el descanso, registrar los efectos secundarios de medicamentos administrados.
  • 4. Prdida del control de esfínteres:

    • Valoración: Verificar la habilidad del paciente para controlar sus esfínteres, ausencia de problemas de salud asociados o medicamentos que puedan interferir con este control.
    • Diagnóstico: Riesgo de Pérdida del control de esfínteres referido a la incapacidad para controlar la orina y las heces.
    • Planeación: Establecer metas de acuerdo a la edad del paciente, educar a la familia acerca de la toma de medicamentos para el control de esfínteres.
    • Ejecución: Enseñar técnicas de distracción cuando el niño contraiga el reflejo del esfínter, programar horarios para orinar y defecar.
    • Evaluación: Controlar el progreso de la mejoría de control de los esfínteres, monitorear los efectos secundarios de medicaciones suministradas.
  • 5. Riesgo de infección:

    • Valoración: Analizar la exposición a gérmenes ya sea por procedimientos médicos testear el paciente para detectar enfermedades transmisibles.
    • Diagnóstico: Riesgo de infección referida a la posibilidad de adquirir o desarrollar una infección.
    • Planeación: Establecer metas a corto y largo plazo para prevenir infecciones, pulsar al médico sobre otras medidas preventiva.
    • Ejecución: Utilizar medidas preventivas, educar al paciente y familila acerca del tratamiento antibiótico, administrar medicamentos según sea necesario.
    • Evaluación: Verificar si ha habido mejora de la infección, monitorear los efectos secundarios de los medicamentos.

FAQs sobre el uso de los diagnósticos de enfermería NANDA para niños hospitalizados

¿Qué son los diagnósticos de enfermería NANDA?

Los diagnósticos de enfermería NANDA son una herramienta que proporciona información para orientar la práctica de la enfermería centrada en el cliente. Establecen los problemas que puede experimentar un paciente pediátrico y sirven para desarrollar planes de tratamiento que mejoren su calidad de vida.

¿En qué consisten los diagnósticos de enfermería NANDA?

Los diagnósticos de enfermería NANDA consisten en una serie de problemas o síndromes clínicos organizados según una vigesimosegunda edición de la Clasificación de Diagnósticos de Enfermería Clinical Conditions Group (CCG). Constan de códigos de diagnósticos, definiciones descriptivas, características principales, factores relacionados, estrategias de intervención terapéutica y resultados esperados.

¿Cómo aplicar los diagnósticos de enfermería NANDA a los niños hospitalizados?

Los diagnósticos de enfermería NANDA pueden aplicarse a los niños hospitalizados de varias maneras. En primer lugar, se pueden identificar los problemas relevantes para el paciente a través de un examen físico completo y entrevistas con el paciente y su familia. Una vez identificado el problema particular, se puede seleccionar un diagnóstico NANDA y analizar sus características principales para alcanzar una mejor comprensión del mismo.

¿Cuál es la importancia de los diagnósticos de enfermería NANDA para los niños hospitalizados?

Los diagnósticos de enfermería NANDA tienen una gran importancia para los niños hospitalizados, ya que les ayudan a entender mejor sus síntomas y a descubrir posibles tratamientos. Además, los diagnósticos de enfermería sirven como una base para la evaluación clínica, la planificación, la implementación y la valoración de los resultados del tratamiento recibido por el paciente infantil.

¿Cuáles son los pasos para la verificación de los diagnósticos?

Los pasos para la verificación de los diagnósticos de enfermería NANDA son: 1) consultar y documentar la evidencia para el diagnóstico; 2) verificar las características clínicas del diagnóstico; 3) estudiar y discutir los datos para determinar si la información proporcionada arroja los resultados esperados; 4) verificar la relevancia de los factores de planificación de enfermería; 5) asegurarse de que el diagnóstico se encuentra clasificado correctamente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad